Nuestros Valores

Con base en nuestros tres principios de libertad, el Partido Cambiemos tiene como objetivo la Reforma del Estado bajo los siguientes valores sociales, políticos y económicos

Con base en nuestros tres principios de libertad, el Partido Cambiemos tiene como objetivo la Reforma del Estado bajo los siguientes valores sociales, políticos y económicos.

La dignidad sustancia del individuo se reconoce como un derecho natural de todo ser humano a la vida, y sus capacidades de poder expresar sus ideales propios y a ser respetado en el conjunto de su vida. El individuo es libre de discriminar entre lo que su conciencia comprenda lo que es bueno de lo malo, lo que es beneficioso de lo perjudicial, en el marco del respeto a las libertades de otros individuos y al acatamiento de las leyes de la República de Costa Rica.


Ya que todo individuo nace libre, se reconoce la existencia de la igualdad del individuo ante la ley, para lo cual el Estado reconoce que debe respetar y asegurar que los individuos sean tratados de forma igualitaria ante la ley; sin incurrir en brindar privilegios a unos en perjuicio de otros.


Libertad económica permite al individuo el establecer redes de demanda y oferta de toda índole, permitiéndole además que pueda disfrutar del fruto de su trabajo y esfuerzo. El Estado debe garantizar que el individuo pueda tener libertad plena de comercio, usufructo y de propiedad privada que permitan al individuo, mejorar su nivel de vida accediendo a bienes de consumo o de producción.



El Estado debe dejar de ser interventor y o paternalista para ser solo un ente protector y reencauzador de la libertad de personalidad, el derecho a la vida y la defensa de la propiedad privada.


El Estado debe de reducirse a la mínima y óptima expresión que permita  brindar servicios al sector productivo de buena calidad al menor precio. Entendiéndose que el aparato burocrático no debe de ser una carga para el sector productivo o privado. Ni tampoco el Estado debe ser una agencia de empleos, sino tan solo un ente que permita proteger a quien produce y reencauzar aquellos.


Al reducirse el Estado, el ciudadano tiene más libertad para emprender negocios que generen riqueza, creen empleos y se mejoren los salarios. Esto redundará en el aumento del Producto Interno Bruto y la riqueza de Costa Rica.


La defensa de la vida como fin primordial en la doctrina conlleva el respeto de todas las formas de vida y también la oposición a la muerte como imposición social o de una mayoría; entendiéndose ésta como el aborto.


El individuo es la minoría más importante en el mundo y el Estado debe abocarse a proteger las libertades de éste, impidiendo que para asegurar los beneficios de otras minorías se menoscaben las tres libertades fundamentales del ser humano.


El Estado y sus órganos de dirección, deben limitarse y garantizar la no imposición por la vía de la fuerza legal de nuevos privilegios de terceros sobre el individuo.


La libertad de credo religioso es una libertad que deriva la Libertad de Personalidad, entendiéndose ésta como la decisión del ser humano a escoger en qué religión o ser supremo creer y cómo llevar su vida espiritual; teniendo como asidero la escogencia y práctica del bien en el lugar del mal.


La tolerancia en favor de la integridad física de quien piensa diferente, formas de vida, creencias y expresiones del ser humano es un principio que rige la sana convivencia del ser humano en sociedad. La excepciones que derivan de la tolerancia estarán privadas cuando correspondan al mal, teniendo en cuenta que ante el mal se debe ser intolerante y para ello se recurre a la ley, la justicia y los aparatos represores del Estado con el objetivo de mantener la sana convivencia social.


Libertad de enseñanza y o educación aquella que permite a los padres decidir los valores, costumbres, tradiciones, filosofía y religión que le serán inculcados a sus hijos. El Estado debe ser tan solo un medio para obtener conocimientos y destrezas a través del sistema educativo sin que esto menoscabe los derechos de los padres a guiar a sus hijos por el camino que consideren más recto posible y que no menoscabe la libertad de otros.


Por cada ley que es aprobada, mueren una o más libertades del individuo; por tanto buscar la abolición de leyes que están obsoletas o bien aquellas en las cuales más bien se restringen cualquiera de las tres fundamentales libertades del ser humano; es un deber del órgano legislativo, empleado las herramientas que la Constitución Política permite y avala.

A %d blogueros les gusta esto: